Pedro Edmunds, alcalde de Isla de Pascua: “Rapa Nui está amenazada por la falta de autonomía y el desarrollo a destajo”

La autoridad comunal de la isla reflexiona sobre los peligros para el ecosistema y los problemas administrativos que deben enfrentar en su territorio. Además, adelanta que buscará que el próximo gobierno derogue un artículo de la ley que regula la residencia en la isla.

Si para los alcaldes de las comunas continentales es difícil lidiar con el centralismo, este problema se agudiza aún más en Rapa Nui, isla ubicada a 3.700 km de tierra firme, según advierte el alcalde de esa comuna, Pedro Edmunds.

De acuerdo con el jefe comunal, la falta de autonomía le impediría decidir cuál es la mejor forma de proteger aspectos clave en la isla como la preservación de su ecosistema o de su cultura originaria. Es por esto que Edmunds insiste en la necesidad de tener más poder de decisión ante las medidas que adoptan las autoridades de gobierno que, a su juicio, están en deuda con los pascuenses.

Usted se ha mostrado crítico de la ley que regula la residencia en la isla y que está lista para su promulgación. ¿Ha pensado cómo remediarlo?

Lo que pasa es que el artículo 6 letra G permite en la práctica que cualquier persona llegue y basta que anuncie a la gobernación que es un trabajador independiente para que pueda quedarse por más de 30 días, o sea por años, e ingresar luego a sus familiares en segunda o tercera generación. El resto del artículo nos parece bien, pero habría que borrar la letra G. Por eso lo que viene ahora es hacer una gestión con el gobierno de Sebastián Piñera para que envíe un proyecto de ley miscelánea, que es una cosa menor, sólo para derogar esa letra. Con eso, la isla estaría regulada, de lo contrario es un proyecto muy negativo para la isla.

Pero usted fue el promotor de regular el ingreso de los no rapanui a la isla…

Estos son los traspiés que sufre una sociedad cuando un gobierno no presta oído o no está dispuesto al diálogo, y que dentro de la democracia son terriblemente autoritarios. Creo que por congraciar con la Constitución los abogados del Ministerio del Interior no quisieron hacer estos cambios que presentamos en más de 80 indicaciones a la Cámara de Diputados.

¿Cuál es la principal amenaza que vive hoy la isla?

La isla está amenazada por el desarrollo a destajo que tenemos y la falta de autonomía para poder regularla. Yo no he podido promover un Plan Maestro de Desarrollo porque la isla en sí está compuesta de islas dentro de la isla. Y el Estado y el gobierno de turno se han dedicado a potenciar esta fragmentación. Está la isla “Consejo de Monumentos”, la “isla Conaf”, “la isla gobernación”, “la isla municipio”. A eso hay que sumarle la fuerza económica privada que no hay cómo pararla. Dentro de eso están Entel, Latam, las navieras que nos traen los enseres, los propios empresarios turísticos, los transportistas. Hay una carrera que no tiene límite de velocidad y eso es un peligro inminente para el frágil ecosistema de esta isla.

¿Cómo se debería regular este impacto de la actividad económica?

Lo que pasa es que acá no tenemos control, porque las reglas no son nuestras, son de Chile continental para Chile continental, sin medir la idiosincrasia local. Hace 20 años que vengo solicitando autonomía, es la única forma que tenemos para regularnos localmente y poder ponerle coto a este desenfrenado desarrollo económico que va a llevar a la isla al desastre ecológico.

¿Cuál es su expectativa del futuro gobierno que asume en marzo?

Entiendo que no van a venir a abrir las montañas o a perforar el mar para sacar petróleo (…), deberían primar la cordura y la inteligencia y pensar que esta isla hay que protegerla. Si bien no es mi gobierno estoy apostando a ello, como isla estamos obligados a trabajar con todos los gobiernos.

¿Y qué balance hace de la gestión de primer gobierno de Piñera en relación a las demandas de la isla?

El anterior gobierno de Piñera dejó muchas cosas a medias sin hacer, que hoy son un problema. Por ejemplo, las tomas de la casas desde los centros cívicos siguen así desde el gobierno de Piñera. Ver qué hacer con los terrenos que están fuera del parque y que son de Bienes Nacionales es algo que está en el aire y que hoy día son tomas. Se invirtieron más de $ 200 millones para un estudio que indicaba qué hacer, pero nadie tomó la decisión de hacerlo.

¿Cómo ha funcionado la entrega en concesión del parque nacional Rapa Nui a los propios pascuenses?

El gobierno, como una forma de congraciarse y como gran cosa, nos concesionó por un plazo de 50 años. Pero el gobierno me prestó algo que es mío para que yo lo administre. Eso fue lo que hizo la Presidenta Michelle Bachelet con el pueblo Rapa Nui. Para mí fue una falta de respeto a mi dignidad como pueblo, porque si ella hubiese abierto el diálogo, podríamos haber llegado al artículo 19 de la Ley Indígena, que permite la devolución de territorios ancestrales a modo de título de dominio colectivo. Hay un caso en el norte donde se reguló la propiedad del agua con este mismo argumento. Pero esa discusión nunca se produjo y jugaron a la politiquería con nosotros los cuatro años.

Fuente: La Tercera.

Comments (0)

Leave a comment